Siéntete como en casa
El descanso es primordial para estar activo

El albergue fue una "parada" de sementales, regida por el ejercito, donde se prestaban servicios de monta a las yeguas de los vecinos de todo el valle de Maraña.

Fue construída entre todos los propietarios de las yeguas para que el ejercito pudiera asentarse aquí.

Posteriormente, abandonada la actividad, estuvo muchos años deteriorándose, hasta que a principios del nuevo milenio comenzaron a realizarse las obras de reconversión en lo que hoy es el actual albergue de Maraña.

-El salón-comedor, está diseñado para la mayor comodidad de nuestros huéspedes, con calefacción central en todo el edificio, estufa de leña y barra de bar.

- Disponemos de pantalla de TV y Wi-Fi para facilitar proyecciones audiovisuales y fotograficas.

- Fácil acceso con el vehículo hasta la entrada del propio albergue.

Cocina casera

Desayuno: Consta de un gustoso buffet libre para nuestros alojados. Fruta fresca, zumo, tostadas (mantequilla, mermelada, miel, crema de cacao y tomate), galletas, cereales, café, infusiones y leche.

Comida y cena: Nuestra cocina casera saciará de manera muy satisfactoria el apetito de nuestros clientes.

También preparamos bocadillos y platos combinados típicos de pueblo a cualquier hora del día.

 28 Plazas repartidas en 4 habitaciones con literas individuales, taquillas con llave y enchufe eléctrico por cada plaza.

Aseos comunes con duchas de agua caliente de 8:00h a 22:30h.

La situación del albergue de Maraña es privilegiada. Encontrándose en las afueras del pueblo, pero lo suficientemente cerca como para llegar caminando en menos de cinco minutos.


Al sur nos encontramos con el precioso Macizo de Mampodre y al norte tenemos Peña Hoguera. Una gran muralla vertical, con paños de 70m, esperando ser equipados con vías de hasta ¿noveno grado?. De momento, encontramos más de medio centenar de vías con equipación deportiva.